Aparatos electrónicos y el sueño de los niños, una mala combinación

0

La Dra. Belén Esparis tiene un ritual nocturno especial para sus hijos de diez y 13 años de edad. Una hora antes de ir a la cama, les hace colocar todos sus dispositivos electrónicos, el Kindle, iPad, Nintendo y celulares, en una canasta en el piso.

Como médico especializado en trastornos del sueño, Esparis conoce muy bien el daño que los dispositivos electrónicos pueden hacerle a los niños/as antes de ir a la cama.

“Casi tuve que quitar la puerta del cuarto de mi hijo”, ríe Esparis, directora médica del Centro y Laboratorio de Trastornos del Sueño de Mount Sinai Medical Center en Coral Gables. “Estaba utilizando el Kindle debajo de las sábanas”.

Bromas a un lado, el uso de dispositivos electrónicos y la televisión antes de ir a la cama y aún durante el tiempo en que los niños deben estar durmiendo, se ha convertido en años recientes en una gran preocupación entre los padres, profesores y expertos médicos.

Los estudios demuestran que el uso de las llamadas “pantallas pequeñas”, iPods, teléfonos inteligentes, tabletas, etc., así como de televisores y computadoras, están afectando el sueño de los niños de dos maneras.

Primero, limitando las horas de sueño ya que siguen utilizando estos aparatos hasta entrada la noche. En segundo lugar los estudios muestran que el uso de los dispositivos, incluso una hora antes de ir a la cama, estimula el cerebro de los niños y niñas. La luz azul de la pantalla tiene un efecto duradero y previene el sueño.

Como resultado los niños/as, el grupo de edad que necesita más el sueño, están durmiendo menos, lo que produce todo tipo de problemas, desde irritabilidad hasta falta de concentración, depresión y obesidad.

“Ya se sabe que el uso de estos dispositivos antes de ir a la cama reduce el sueño entre 17 y 45 minutos por noche”, dice el Dr. Leonardo Torres, profesor de otorrinolaringología de University of Miami Health System. “No parece mucho pero es significativo. Cuando despiertan, sienten que no han descansado lo suficiente, porque la calidad del sueño ha disminuido.”

Un estudio de la Universidad de tabletsueñoCalifornia en Berkeley, publicado en febrero en la revista Pediatrics, encontró que los niños/as que duermen con teléfonos inteligentes o tabletas en su cuarto, tuvieron 21 minutos menos de sueño que aquellos que no. En consecuencia, los niños/as con televisores en sus habitaciones obtuvieron 18 minutos menos de sueño.

El estudio, que observó un grupo racial diverso de 2,048 niños/as de cuarto y séptimo año, fue llevado a cabo para evaluar la obesidad infantil en Massachussetts. La falta de sueño es considerada un factor de riesgo para la obesidad. Más de la mitad de los niños/as, o el 57 por ciento, dijeron que dormían con una pantalla pequeña cerca.

Un estudio anterior, llevado a cabo en el 2013 por la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda, examinó el uso de dispositivos por los niños antes de irse a la cama. El estudio encontró que los niños que pasan 90 minutos antes de ir a la cama viendo televisión, jugando videojuegos o utilizando la computadora, probablemente tardan más tiempo en quedarse dormidos que aquellos que no.

Los investigadores encontraron que, en promedio, los niños/as pasan cerca de una tercera parte de los 90 minutos previos a acostarse, utilizando dispositivos electrónicos.

Otro estudio citado por Torres, muestra que solo dos horas con un dispositivo reduce un 20 por ciento la melatonina, una sustancia producida por el cuerpo y necesaria para dormir.

¿Por qué los dispositivos electrónicos dificultan que los niños se duerman? Tiene que ver con la luz azul de la pantalla que afecta el ritmo circadiano que determina los hábitos de sueño de una persona. La retina se engaña creyendo que la luz es producida por la luz del día y entonces el cuerpo no produce la melatonina necesaria para detonar el sueño.

sueñoipads“Hay un tipo de receptor en los ojos que es más sensible a la luz azul en estos dispositivos”, explica Torres.

Usualmente Torres ve adolescentes cuando vienen a visitarle por apnea del sueño causado por obesidad. Él realiza un estudio del sueño para auscultar la razón para los problemas, pero siempre comienza preguntando a los pacientes sobre el uso de los aparatos electrónicos antes de ir a la cama.

Además de eliminar las siestas en la tarde, recomienda un baño o ducha tibia media hora antes de ir a dormir y un bocado saludable, el Dr. Tommy Schectman, pediatra del Condado de Palm Beach, establece una regla de no electrónicos media hora antes de ir a la cama. También recomienda a los padres mantener los dispositivos y televisores fuera de las habitaciones de los niños.

“No creo que existe una regla fija”, señala Schectman, presidente del capítulo de Florida de la Academia Americana de Pediatría. “Si usted logra sacar los dispositivos fuera de la habitación, es un gran logro”.

“Si usted les permite dormir de 1 a.m. a 11 a.m. en vez de 9 p.m. a 6 a.m., eso es lo que van a hacer”, menciona el Dr. David Seiden, director médico de Baptist Sleep Center en Miami Lakes y Pembroke Pines. “El problema es que tienen que levantarse temprano en la mañana. Y los niños de esa edad realmente necesitan de nueve a diez horas de sueño en la noche”.

“El sobreuso de los medios es un problema muy grande en el mundo en que vivimos”, comenta. “Usted necesita sacar el teléfono y la televisión fuera de la habitación. No es diferente a algún otro asunto de modificación de comportamiento. Si la tentación está ahí para el niño o adolescente, no van a poder resistirlo. Se necesitan límites”.

Algunos padres están buscando otras soluciones en lugar de simplemente prohibir los dispositivos para sus hijos. Una madre señala en un foro en línea que ella utiliza un producto llamado SleepShield, un protector de pantalla que bloquea la luz azul en teléfonos y en iPads. “Ha ayudado a la calidad de mi sueño y el de mis hijos”.

Linda Leali, tiene otra estrategia para evitar que Violeta, su hija de nueve años, haga uso excesivo de aparatos electrónicos antes de acostarse. Piensa comprar un “gerente de tiempo de pantalla” especial que le permite a los padres apagar automáticamente los dispositivos electrónicos luego de cierto período de tiempo.

CONSEJOS PARA DORMIR BIEN

No permita el uso de aparatos electrónicos–computadores, iPads, celulares, televisión–antes de dormir. Algunos doctores recomiendan media hora antes, otros hasta dos horas antes de irse a la cama.

Evite siestas largas en la tarde; pueden afectar el sueño de por la noche

Ofrézcale un ‘snack’ una hora antes de irse a dormir como fruta o un vaso de leche. El contenido de potasio, magnesio y serotonina que se encuentra en los plátanos ayuda a la relajación.

Realice actividades tranquilas, como tomar un baño, leer o un masaje suave antes de ir a la cama.

Establezca una rutina. Los niños/as responden bien a las rutinas.

Mantenga la temperatura fresca la habitación (pero no fría) y póngale ropa cómoda al niño. Tenga en cuenta que muchas veces se quitan la manta y después no saben volver a arroparse.

Asegúrese de que obtienen suficientes horas de sueño. Los niños necesitan más horas que los adultos, por lo general hasta 10 horas cada noche.

Para los niños/as más pequeños, un peluche o una mantita especial suele ayudarlos.

Considere poner música suave o de relajación, o puede intentar un CD que ayude a relajarse

Fuente: http://www.elnuevoherald.com

Acerca del autor

Feliz madre de Matías y Daniel y de profesión periodista y especialización en Derechos Humanos, Género y Relaciones Públicas. Durante mi proceso de estudios tuve la dicha de combinarla con la crianza de mi hijo mayor y el embarazo del segundo. Hoy junto a Mamadre tengo la maravillosa posibilidad de compartir, comunicar y retroalimentar todas las inquietudes que día a día nos hacen construir un mejor mundo para nuestros hijos, hijas y toda la familia.

¿Qué opinas?