¡Al agua bebé! … ese nervioso primer baño

0

Por Macarena Benítez .

Seguramente esperaste con ansias el momento en que a tu pequeño/a bebé se le cayera su cordón umbilical para que ya fuera posible disfrutar de su primer baño, pero cuando el momento por fin llegó, es muy probable que te llenaras de dudas y temores.

Tan pequeñitos/as, frágiles y hasta un poquitín resbalosos! ¿Cómo bañarlos? De pronto, su tina se convierte a los ojos de papá y mamá en una piscina olímpica que más que la oportunidad de un baño de espuma relajante se convierte para sus papás en todo un desafío. Y es que no basta con que los abuelos te hayan dado un listado de sugerencias o que la  enfermera en la clínica con una habilidad envidiable te haya dado cátedra de cómo dejar a tu bebé perfumado, limpio y seguro en un tiempo récord de 5 minutos.

¡Lo sabemos!  y por eso Mamadre te ayuda con algunos tips para que este momento -que de seguro quedará registrado en fotos y videos- sea memorable y si no es así a la primera oportunidad… ¡ tranquilos! Ya vendrán innumerables baños que sacarán risas y emociones.

¿Cuál es el mejor momento?

baño bebe3

Lo recomendable es esperar unos 2-3 días después de la caída del cordón umbilical, ya que por precaución, esa zona debe mantenerse seca para evitar infecciones. Si tu bebé tuvo alguna complicación con la cicatrización, es mejor que llames o visites a su pediatra y esperes los días que te indiquen antes del baño.

Antes de que eso suceda, la higiene de tu hijo o hija puede ser con toallas húmedas hipoalergénicas o bien, con motas de algodón humedecidas con agua. Procura siempre que la habitación donde lo hagas, esté a la temperatura adecuada y sin corrientes de aire.

Todo a la mano

Con tanto baby shower, fiestas de bienvenida, visitas en la clínica u hospital, lo más probable es que ya tengas un completo stock de artículos de limpieza para tu bebé. Te recomendamos tener todo ordenado en un mismo lugar para que revises si hace falta algo. Recuerda que los productos de aseo personal como shampoo, aceites, talcos, jabones líquidos y otros tienen una fecha de vencimiento así es que no compres más de lo necesario.

Para ese primer baño (y los que sigan) necesitarás lo siguiente:

  • Toalla de algodón: ¿ Por qué de algodón y no sintética? Porque así evitarás irritaciones en la piel y te permitirá secarlo bien. Es importante que la toalla – al igual que los otros artículos- sean de uso personal y en lo posible, que se laven en la lavadora en una carga aparte de la ropa del resto de la familia.
  • Jabón líquido y shampoo neutros.
  • Esponja o toallita para su cuerpo. Nunca se debe restregar su piel,así es que solamente utilizala para distribuir la espuma de manera suave. Si optas por la esponja, ten la precaución de dejarla secar al sol para evitar cualquier tipo de hongo por humedad.
  • Una muda con ropa limpia lavada con detergente hipoalergénico.
  • Pañal y crema para coceduras.
  • Cortauñas, cepillo de cerdas suaves
  • Cotonitos o bastoncitos de algodón. Es normal que nuestros pequeños tengan más cerumen o cera en los oídos en las primeras semanas de vida, pero aún así, su limpieza debes realizarla sólo en la oreja (parte externa)y jamás introduciendo algún objeto dentro ya que puedes causar serio daño en su audición.
  • Has sentido el olorcito de un bebé en su cuello o cabecita? Es exquisito… ¡Eso basta! No es necesario el uso de colonias o talcos con perfume pues pueden causar alergias en su delicada piel.

¿Qué tina es la mejor?

Cada día hay más tinas disponibles en el mercado para todos los bolsillos. A la hora de comprar una, debes fijarte que sus bordes sean redondeados para que ninguna parte pueda causar rasguños o cortes en su piel.

En cuanto al tipo, existen bañeras inflables que quedan como una piscina, mientras que entre las plásticas, hay algunas que traen  incorporado un tapón, otras con termómetro y hasta modelos con hamacas. Ahora ¿qué hacemos si en los siguientes baños no tenemos una bañera para bebés? Recurrir al ingenio y la practicidad es la clave: acomoda varias toallas gruesas y mullidas en la tina de tu baño y ten a mano algunos jarros con agua tibia. ¡Estos simples objetos te sacarán de apuro!.

Independiente del tipo de bañera que compres, busca la comodidad para ti y la seguridad para tu bebé ya que estás iniciando una etapa que requerirá en ocasiones de más de un baño al día y que de no hacerlo,terminarás con fuertes dolores de espalda por mala postura.

Lo ideal es que tengas la tina a la altura de tu cintura para que la rutina sea más fácil y menos dolorosa, pero si no es posible, en vez de estar agachada durante el baño, siéntate cómodamente en el suelo.

1, 2 , 3 … al agua

Antes de bañar al bebé, limpia la zona del pañal para que ningún resto de deposición quede en el agua. Aún así, si ocurre un accidente (es probable que suceda cuando se relaje por el agua tibia), no te preocupes! Ten a mano un jarro con agua tibia para enjuagarlo y luego, continuar el baño con agua limpia.

Si tienes un termómetro para el agua, comprueba que su temperatura sea de 35-37°, no más que eso. Si no cuentas con uno, comprueba su temperatura con la parte interna de tu muñeca.

La temperatura del baño o habitación donde lo bañarás debe estar a unos 19-23°. Si es invierno, procura entibiar la pieza antes y con un sistema que no seque el ambiente.

Si solo una persona le bañará, relájate y tómalo con fuerza y delicadeza a la vez. La mejor y más segura manera de hacerlo es pasar un brazo por su espalda de manera que apoye su cabeza en tu antebrazo, sosteniendo su axila y hombro, así, la otra mano quedará libre para enjabonar y luego, enjuagar.

Siempre la zona más sucia será la de sus genitales, por eso, empieza por lavar su cabeza hasta llegar a su cintura, luego, desde las rodillas hasta sus pies, terminando en la zona del pañal. Gíralo suavemente y lava en el mismo orden partiendo por su cabeza.

No restriegues la zona umbilical, basta con que caiga un poco de agua encima y listo.

Si tu bebé llora en el primer baño, es normal, aunque debes estar atenta a que esto no se deba a agua extremadamente caliente o fría. Como siempre, la voz de sus papás le calmará. Aprovecha estos instantes para conectarte con tu bebé hablándole, cantándole y acariciándolo suavemente durante su hora del baño.

¡No importa si a la hora del baño suena el timbre o el teléfono! Nunca dejes solo a tu bebé en la tina, ya que un descuido por más mínimo que sea, puede significar que se voltee y pueda ahogarse.

Recuerda que cada pliegue de su piel debes secarlo cuidadosamente, ya que el exceso de humedad terminaría por causarle hongos e irritaciones. Ya es momento de vestirlo, comienza desde arriba hacia abajo para que se mantenga calentito.

baño bebe2Ahora, es un excelente momento para aprovechar del relajo de este baño para alimentarlo… lo más seguro es que caiga rendido en una rica y reponedora siesta mientras tú recorres mentalmente cada minuto de este primer baño que durará en tus recuerdos por siempre.

Acerca del autor

Somos un equipo de periodistas que trabaja constantemente para brindarte la mejor información, buscamos siempre las fuentes más confiables y comprobables, porque lo importante es decidir informada, la información da seguridad, y una madre que cría segura es una madre que cría más feliz. Nosotras investigamos para que tú te dediques a criar y disfrutar.

¿Qué opinas?