8 razones por las que debes consumir omega 3 en el embarazo:

0


 Un estilo de vida saludable es  vital para tener un buen embarazo, y sin lugar a duda la alimentación es un pilar fundamental. Una dieta equilibrada no sólo tiene múltiples beneficios para la mujer embarazada, si no que esos beneficios redundan directamente en la guagua que se está formando en nosotras.

Los omega 3 están muy de moda, las empresas de alimentos los adicionan o suplementan a sus productos; y si los tienen entre sus ingredientes los destacan como nutrientes saludables; ¿pero, sabemos que son, para que sirven y por qué es necesario consumirlos en el embarazo y lactancia? En este artículo abordaremos la importancia de consumirlos.

Beneficios del DHA

El  DHA (ácido docosahexaenoico) y el EPA (ácido eicosapentaenoico) son los dos principales ácidos grasos omega 3 de cadena larga. Existen también omegas 3 de cadena corta en el reino vegetal , que encontramos en vegetales como la semilla de linaza, la chia y las nueces, pero su conversión es muy poco eficiente  en nuestro organismo. Por eso lo más fácil y eficiente para incorporar omega 3 de cadena larga en nuestra dieta, es consumir pescados de aguas frías como salmón, anchoas, sardinas y atún (pescados azules).

  1. El DHA es el omega 3 que está presente principalmente en el cerebro, y por eso su consumo es crítico para el normal desarrollo del feto . Cuando hay bajos niveles de DHA en la sangre de la mujer embarazada, eso puede afectar negativamente el desarrollo del cerebro del bebé.  El DHA también es muy importante  durante el embarazo y la lactancia para el correcto y completo desarrollo de la retina de esa guagua, así como para el normal y completo desarrollo mental en niños prematuros. Por eso el omega 3 ha sido añadido a las fórmulas lácteas cuando la mamá no puede amantar a su bebé o debe complementar la lactancia con una leche de fórmula.

Durante el embarazo la madre pasa la mayor parte de sus reservas al feto en gestación por lo que es especialmente recomendable que también durante el postparto (aunque haya suspendido la lactancia), ella se preocupe de consumir alimentos altos en omega 3 o que lo suplemente previa consulta a su médico, para restablecer los niveles óptimos para su salud.

El  DHA (ácido docosahexaenoico) y el EPA (ácido eicosapentaenoico) son los dos    principales ácidos grasos omega 3 de cadena larga. Y aunque el DHA se puede formar desde fuentes vegetales (  ALA) como la semilla de linaza, la chia y las nueces, su conversión es muy poco eficiente   en nuestro organismo, por lo que si queremos tener buenos niveles de   omega 3 en    nuestro cuerpo debemos comer pescados grasos y/o suplementarlo   con cápsulas de  omega 3. Toda suplementación debe hacerse bajo la   autorización de su médico .

  1. Protección contra la contaminación ambiental: En una ciudad como Santiago de Chile, con niveles tan altos de contaminación, el que el EPA y el DHA nos protejan contra los daños provocados al corazón ,y en los niveles de lípidos en la sangre inducidos por la exposición a la contaminación ambiental, es una gran regalo que no debemos desaprovechar.
  1. Mejora la quema de grasa y ayuda a mantener músculo: Cuando subimos de peso durante el embarazo, nuestra esperanza es que la mayor parte de esos kilos sean guagua, sangre y placenta;  y que después no nos quede mucha grasa para bajar. Se ha comprobado que el omega 3 sumado a ejercitación (caminatas en el embarazo ydespués algo más intenso) es una gran combinación para ayudar a mantener la grasa a raya y ayudarnos a mantener el peso magro (musculo y huesos).
  1. Mejorar la salud de tus huesos: Cuando se trata de mantener la salud de los huesos y la densidad ósea, además de los archi reconocidos calcio, vitamina D, y magnesio, también deberíamos preocuparnos del omega 3. El DHA es un constituyente vital para los huesos.
  2.  Mejora tus indicadores de salud sanguíneos como el colesterol, los triglicéridos y la presión alta: Mejora los niveles de LDL (colesterol “malo”), eleva el HDL (colesterol “bueno”) lo que ayuda a la salud cardiovascular, disminuye el nivel de triglicéridos, y baja la presión sanguínea de pacientes que presentan hipertensión. Mientras  mejores indicadores de sangre tengas, mejor está tu salud y mejor la salud de tu guagua. La presión alta es peligrosa en el embarazo por el riesgo de: parto prematuro, preclampsia, abrupción placentaria (se desprende la placenta bruscamente) y de parto por cesárea.
  3. Disminuye el riesgo de Diabetes : La diabetes gestacional es una de las complicaciones que puede presentarse en el embarazo. Que gran regalo que el omega 3 nos ayude a controlarla, mejorando la sensibilidad a la insulina. Mientras más sensible eres a la insulina mejor manejas el alza de azúcar en la sangre debido al consumo de carbohidratos.
  4. Mejora tu estado de ánimo: La dieta actual muchas veces está llena de alimentos procesados, que nos
    entregan suficiente calidad nutricional para alcanzar una salud óptima. Esto suma a  contribuir al desbalance
    hormonal y estrés que potencian aún más los cambios de humor y la propensión a la  ansiedad y la depresión. El omega 3 ayuda a aumentar la producción de serotonina que  es la hormona “del sentirse bien
  5.     8.Fortalece el sistema inmunológico: Al fortalecer tu sistema inmunológico eres  capaz de combatir de mejor forma bacterias y virus patógenos y a los estresantes  ambientales o externos (trabajo, relaciones personales, finanzas, etc).

Para más información sobre los beneficios del omega 3 pueden visitar el siguiente link de la universidad de Maryland: http://umm.edu/health/medical/altmed/supplement/omega3-fatty-acids

M. Angélica Martin

Ingeniero en Alimentos

Especialista en Nutrición y Salud

www.aceleratumetabolismo.cl

Acerca del autor

Ps. Alejandra Silva Arenas, mamá múltiple. Psicóloga Clínica Terapeuta Familiar y de Pareja.

¿Qué opinas?