300 días de exclusión: lo que vives cuando haces la dieta del amor

9

Ya van casi 10 meses desde que, junto a mi Laura, partimos esta ruta. La hemos caminado a paso firme, las dos. Algunas veces acompañadas, otras veces observadas y otras en soledad. Y es que nadie, que no haya pasado por lo mismo, puede dimensionar lo que se vive. La angustia, la pena y sentimientos ambivalentes.
Enfrentar una alergia alimentaria no es simple. Lo más difícil es que no existen exámenes a ciencia cierta que diagnostiquen lo que le pasa a tu guagua. Son sus dolores de guata “cólicos” de 4, 5 hasta 8 horas. Son cacas líquidas o con mucosas (que al comienzo ni siquiera sabes mirar), son deposiciones con sangre (visibles u ocultas), son vómitos explosivos, son ronchas en la piel, son “rebalses” de leche, son molestias por reflujo.

Pueden ser dos, tres, un sólo síntoma o todos juntos. Y es que todo puede ser. Las reacciones pueden ocurrir al mismo momento del contacto con el alérgeno o al día siguiente o al posterior o 72 horas después.
En el camino, los profesionales no están todos bien informados pues se trata de una “enfermedad” nueva, vas haciendo esto y aquello, vas metiendo y sacando alimentos. Es así como partes tu dieta de exclusión, para poder alimentar a tu guagua con tu leche, pero sin dañarla. Es horrible. Es contradictorio. Tu leche es lo mejor y lo peor del mundo para tu guagua. Es remedio o enfermedad y sólo depende de ti.
Sí, depende de ti, una mujer de pos parto, puérpera, soñolienta, desinformada. Sola.

Lee además Alergia Alimentaria y la visión Ayurveda 

Lee también Descuentos especiales para vivir una maternidad placentera 

Padres solicitan subsidio del Estado para alimentar a sus hijos alérgicos 

Alergias Alimentarias: cuando comer te enferma

Al comienzo no lo entendía, hoy –luego de 300 días- lo comprendo absolutamente, de cómo algunas madres llegan a comer por meses sólo dos alimentos. Y lo hacen con una fortaleza enorme, en silencio y con la fe de que su guagua se está alimentando sin dolores ni daños. No es casualidad, no hay mejor manera de llamar a esta dieta, no hay mejor manera de nombrarla: Dieta del amor. Es que no hay otro nombre que pueda expresar de dónde sacas la fuerza, la resignación para lograrlo.

Y es que más allá del diagnóstico y dar con los alimentos que puedes comer sin que tu guagua presente síntomas posteriores, comienzas a ver el mundo con una perspectiva nueva, un prisma distinto. Tus familiares y amigos se parten dividiendo en dos grupos: los que realmente quieren saber de qué se trata esto y a lo menos leen una descripción rápida en google de los que es la APLV y AAM (alergia a la proteína de la leche de la vaca – caseína- y alergia alimentaria múltiple). Y los que creen de frentón que eres una mamá cuática que ya está medio chiflada y “no te creen” que no puedas comer galletas craquelet o pan de molde.

Así, descubres y valoras gente preciosa que, si bien hasta ese momento había caminado contigo, nunca habías dimensionado el grado de preocupación podían llegar a tener por tu cachorro y tú. Además, para llevar estos 300 días con cordura, aprendes a buscarle un sentido a paseos y panoramas más allá de la comida. Aprendes a alimentarte sano, sacando a la fuerza los alimentos procesados y “chatarra”. Y vas trabajando el desapego, el dejar pasar frente a tus sentidos esas comidas ricas que tanto te gustan.
Personalmente, estos 300 días han sido complejos, pero llenos de aprendizaje. Nunca había puesto a prueba mi fuerza de voluntad a este nivel, enfocando todas mis energías en lograrlo por amor. La dieta del amor me ha empoderado, me ha dado la oportunidad de confirmar que puedo con humildad, por amor a mi familia y a mí, lograr cualquier cosa.

Daniela Parra (junto a Pato, padres de Pipe y Lau)
@daniparraperiodista en Facebook
themommy.cl

Acerca del autor

Junto a Pato, padres de Felipe y Laura. Periodista especializada en temas de crianza y emprendimiento femenino, fundadora de TheMommy.cl Luego de tener a mi primer hijo descubrí que sólo creando un espacio nuevo podría criar, trabajar y relacionarme con mis seres queridos "sin perderme" de nada. Equilibrando a la mujer, mamá, amiga y pareja, respetando mis ritmos y los de mis niños. Encuéntrame en www.themommy.cl

9 comentarios

  1. Comparto tus palabras y tu lucha, tengo dos hijos con alergias y no es facil, pero sin duda es la dieta del amor

  2. Hola Paula! los síntomas aparecen en distintos momentos según cada caso. Para nosotras fue exactamente a los 10 días de vida, con cólicos de hasta 5 horas, todas las noches.
    Dependerá de si tu guagua está con LME o si también usas otras leches, además del grado de alergia de tu guagua. Por ejemplo, hay algunos casos que sólo se manifiestan cuando la mamá pasa del pecho al relleno a los seis meses o cuando se inicia la alimentación complementaria. Cuéntanos si podemos ayudarte en algo, un abrazo grande.

  3. Dani ya no apareces en ninguna plataforma? 🙁

    Como comenzaste con Laurita? Que examenes le hiciste, salieron positivos? Que alimentos tenías permitidos?

  4. Hola! Comparto tus pensamientos y sentimientos! Quién hubiese dicho que se podría renunciar a tantas cosas “ricas” y costumbres sin ningún problema, es decir, sabiendo que estás haciendo algo bueno para tu bebé y no te lo preguntás dos veces, un simple “No, gracias, no puedo” alcanza hasta para la comida más rica del mundo que nunca antes podrías haber renunciado.. Una dieta tan fácil de “hacer” (diciendo NO) y a su vez tan difícil por la falta de información, las nuevas experiencias en la cocina y la exclusión del resto de la gente.. hermoso texto! Es triste realidad saber que sólo las personas que lo viven lo pueden entender. Por mi parte agradezco a mi marido que, desde el momento cero se ocupó de aprender nuevas recetas y dejamos fuera de la casa todo ingrediente y productos No Aptos.. saludos a l@s que siguen por este camino. Yo ya cumplo el año de dieta en cualquier momento!

  5. Les recomiendo que investiguen en Google sobre el método NAET para tratar alergias de manera natural por medio de ajustes energéticos en verdad es un descubrimiento maravilloso y puede ayudar a mucha gente lo digo oír experiencia

  6. Hola! Ya llevo más de 6 meses con una dieta estricta sin leche o derivados, sin gluten y sin Soya. Mi hija de 7 meses y medio al mes de vida comenzó con deposiciones con sangre y con la dieta mejoró 100%. Anímense todas a hacer la dieta si sus hijos lo necesitan, he aprendido a cocinas muchísimas cosas ricas para las que necesiten me escriben y les puedo ayudar. Mi hijo anterior tuvo el mismo problema pero sin el tema del gluten por lo que era más fácil. Le di papa hasta el año un mes y después el no tuvo ningún problema con ningún alimento. La gracia es hacer la dieta para no exponer el organismo de la guagua mientras madura su intestino, y luego como crece sin estar forzado a digerir esos alergenos hasta que está listo, se introducen sin problema, es genial.

  7. hola Karin, disculpa por no responderte antes. La laurita comenzó con síntomas a los 10 días de vida. Llantos imparables. Luego vinieron las deposiciones con “flema” (que indican inflación intestinal) y a los 15 días las deposiciones con sangre (las que tardaron por lo menos dos meses en desaparacer luego de iniciada la dieta de exclusión)

    El único examen que le hice fue el de IGE para Caseína y Soya.
    suerte!

  8. Hola Patricia.
    Felicidades!! Le cuento que en mi caso tengo mellizos de casi 3 meses y tenemos 2 meses con restricción de lacteos, soya y semillas.
    Tendrá alguna receta que me pueda compartir?

¿Qué opinas?