Agitación del amamantamiento: cuando no soportas amamantar

0

Sabemos que la lactancia materna no es lo que nosotros esperamos, no siempre es la dulce experiencia que nos cuentan en los comerciales, y aunque en general con apoyo, descanso y mejorar la técnica, amamantar debiese ser una experiencia placentera para la diada mamá/bebé, a veces ocurre, incluso en madres determinadas a mantener la lactancia, que no soportan amamantar y experimentan un rechazo viceral, instintivo e irracional a alimentar a su bebé.

Agitación del amamantamiento, así ha descrito la literatura y la misma Liga de la Leche este fenómeno que, sin duda, debe ser una de las peores experiencias que una madre puede vivir ya que siente una necesidad extrema y casi imposible de reprimir de alejar a su hijo del pecho, lo que siempre viene aparejado de un tremendo sentimiento de culpa y muchas veces, cuando lo expresan, de la condena social y familiar.

 

Quizas te interesa

Cuando amamantar nos hace mal como mujeres 

Los 7 mitos más comunes de lactancia materna 

La asesora de lactancia y directora de Lactivismo Chile. Claudia Pandalera explica que “es una situación bien compleja, porque además de un desgano, existe un rechazo físico y emocional muy fuerte ya que la mamá muchas veces quiere salir corriendo, quiere apartar al bebé del pecho y dejarlo lejos, hay muchas madres que incluso le han gritado a sus hijos porque ya no soportan amamantar, es como que te invade una tormenta enorme que no sabes cómo enfrentarla”.

Causas

Pandalera nos explica que lo primero que debes saber es que “esta situación es momentánea y no es en ningún caso tu culpa, no se trata que seas mala madre ni de que no quieras a tu hijo, en general se produce por cambios hormonales, como un nuevo embarazo o cuando la mujer vuelve a tener su menstruación, o cada vez que está con su periodo”, pero no sólo las hormonas influyen el estrés, el exceso de trabajo, problemas en la pareja, la muerte de un familiar también pueden ser determinantes.

E incluso más, según la directora de Lactivismo Chile, muchas veces la agitación se produce cuando la mujer y/o la pareja deseas o comienzan a tener una vida sexual mucho más activa, la doble función del pecho femenino como canal para alimentar a su bebé y lugar de placer con la pareja, genera sensaciones encontradas y a veces dicotómicas que pueden gatillar este estado.

Saber el por qué te estás sintiendo así es un camino muy personal de mucha sinceridad, donde lo vital es abrirte y reconocer los sentimientos más ocultos, sabiendo que está bien y que pueden ser una señal para cambiar algunas cosas de tu vida como mujer y madre.

¿Cómo saber si tengo agitación del amamantamiento?

– Los síntomas suelen darse en niños mayores de un año, en general en lactancias prolongadas.

– En el momento de amamantar la madre siente una especie de hormigueo que recorre todo su cuerpo, y siente la necesidad primaria de dejar de amamantar, alejar a su hijo/a con un fuerte rechazo muy primario.

– La agitación suele darse en madres que amamantan al tándem, o quienes amamantan embarazadas y siempre se da con el hijo mayor.

– No suele pasar en todas las tomas, en general ocurre en las noches o cuando la madre está más estresada.

– Suele darse en los días de ovulación o cuando estás con tu periodo.

– Antes disfrutabas de la lactancia y de un momento a otro algunas tomas te resultaron insoportables.

¿Qué hacer para superarlo?

Convérsalo

Si presentas uno o más de estos síntomas lo más importante es hablarlo, con la pareja, la familia, otras madres o consultar con una asesora de lactancia. Soltar la culpa es fundamental, saber que muchas más viven esto y que no implica falta de amor te ayudará a bajar la tensión.

Analiza cuándo te viene la agitación

Luego de eso, analízate, comprueba no estar embarazada, analiza cuándo te pasa, en qué periodos del mes o en qué momentos del día. Una vez lo tengas claro convérsalo con tu pareja si la tienes, el padre acá juega un rol fundamental para apoyar y suplir a la madre.

Relájate

Relájate, si sientes esa sensación de querer salir corriendo pide a alguien que vea a tu bebé y sal, da un paseo por el barrio, toma un baño de tina, cuídate, trata de darte más espacios de autocuidado, no todo es maternidad, y no todo es trabajo, sal con tus amigas, lee un libro, ve al cine, una madre relajada, descansada es mucho más capaz de sortear la agitación airosa y no volver a presentarla.

Conversa con tu hijo

No importa si tiene un año o tres, los niños siempre entienden cuando les explicamos. Ellos sienten sin lugar a dudas el rechazo materno y no lo entienden, explícale que la mamá está cansada, que ahora no, que te duele, que lo amas mucho pero que es mejor tome un jugo. Si la agitación viene en las noches dile que estás muy cansada de noche y que van a probar con contar cuentos, pasearlo, o que serán unos minutitos por lado nada más. Procura siempre hacerle sentir que lo quieres, que lo amas mucho y que no es su culpa (tampoco la tuya).

Toma decisiones

La lactancia prolongada es un gran apoyo para la salud física y emocional del niño/a y de la madre, pero tiene que ser placentera, por ello debes evaluar bien si tomando todas las medidas previas, si mejorando la postura, si incluso siendo asistida por una asesora de lactancia la situación no mejora y ya se te hace insoportable, entonces quizás destetar sea una opción para ti, debes saber que estás en tu derecho, que eso no te vuelve mala madre y que si destetas informada, con apoyo, conversándolo con tu hijo y pareja las cosas debiesen resultar bien.

Sea cual sea la decisión que tomes ten presente que mamá sana es bebé sano, y que no tienes ni puedes hacer las cosas sola, no hay una sola receta para criar, y una lactancia que se vuelve un martirio permanente no tiene por qué ser continuada.

 

 

 

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

Comments are closed.