10 técnicas para controlar los pensamientos negativos

1

Todos tenemos pensamientos negativos…nuestra esencia humana nos lleva a experimentar a lo largo de nuestra vida la desilusión, la desesperanza, el desánimo, el fracaso, el desamparo. Éstas vivencias nos dejan huellas, a veces visibles a veces y con frecuencia invisibles. Se quedan escondidas en lugares recónditos de nuestro inconsciente. Pero también pasa que nuestra historia como especie nos determina como seres sociales, necesitamos el apego a un otro para sobrevivir, para subsistir! y en esas grandes transiciones de nuestras historias de apego nos encontramos con la Ma/paternidad.

Un momento muy intenso en nuestras vidas en las que frecuentemente más las mamás que papás, solemos aumentar la carga de pensamientos negativos por día. El cerebro humano procesa en imágenes y luego traduce a palabras, y la conversación con nosotras mismas dura aproximadamente 14 horas diarias!!! La posibilidad que de ahora en adelante le pase algo a mi o mis hijos es aterradora. Con bastante frecuencia solemos pillarnos con pensamientos aterradores, imágenes anticipatorias trágicas de accidentes o incluso muertes de nuestros hijos. Si! pasa! no eres la única… nos pasa a todas y mucho más de lo que quisiéramos.

Y es que ver a un ser que ha nacido de tí, fuera de tí, a veces indefenso, a veces tan vulnerable, a veces sin saber cómo es realmente la vida, la calle, las salidas nocturnas… nos pone aprensivas… muchas lo demuestran, muchas lo callan para no ser “la mamá latera” pero a todas nos recorren esas imágenes mentales de tragedias que queremos que no pasen. Cómo lidiamos con ellos, es lo que marca la diferencia. Aprender a mantenerlos a raya es posible, hay técnicas variadas que te pueden ayudar. Sepamos que cuando le prestamos atención a un pensamiento, lo estamos reforzando. Si éste es positivo para nosotros, muy bien, pero si es dañino nos estamos haciendo un flaco favor. Lo estamos haciendo más fuerte. Si sientes que éstos pensamientos son incontrolables y hasta te dan miedo, pide ayuda!. El autocuidado es una fortaleza a trabajar en todas nosotras, sobretodo en la maternidad, donde se ha naturalizado dejarnos muchas veces de lado para que los demás estén mejor. No obstante no hay nada más cierto y comprobable desde las neurociencias que la frase “mamá feliz, bebé feliz”.

Aquí te dejo 10 consejos prácticos para controlar los pensamientos negativos:

 1. Cambiar el foco: Cuando no logres salir de pensar algo malo, mira la primera cosa a tu alrededor y practica lo que dice Eckhart Tolle en su libro “El poder del ahora”: simplemente concéntrate en lo que estas mirando y piensa sólo en eso un buen rato.  “mmmm esa lampara… es roja con azul, recuerdo que es pesada, la otra vez me costó levantarla… ” Si es necesario toca, huele y ocupa tus sentidos en relacionarte más directamente con ese objeto de distracción. Te va a centrar nuevamente y te ayudará salir del círculo vicioso del pensamiento.

2. Invierte la frase: cuando estés pensando algo negativo practica invertir la frase a algo que quieres y decrétalo como si ya esté pasando. Está demostrado que las afirmaciones positivas alteran nuestras sinapsis, creando nuevas conexiones neuronales más saludables. La práctica constante es la mejor aliada. Ejemplo: “Noooo mi hija acaba de tocar ese juguete del niñito resfriado, claro! ahora se va a resfriar ella y con la suerte que tengo me lo va a pegar a mi y seguro termina en otra amigdalitis!”. Revierte por: “Mi hija goza de excelente salud, mi salud es óptima!” Puedes reforzar con decretos como “Decretado, Así es, hecho está”.

3. Cancela la intención: los pensamientos crean realidades, funcionan como decretos, mientras más los frecuentas, más tienden a buscar cómo manifestarse en tu realidad. Así es como llegan a veces las profecías autocumplidas. Cuando te pilles en algún pensamiento destructivo, cancélalo! Repite tres veces “cancelado y anulado” y luego procede al punto numero 1, cambiando el foco con otra cosa hasta que salgas del espiral noscivo.

4. Practica Ho ‘Oponopono: cuando te pilles con algún pensamiento repetitivo destructivo. El Ho ‘Oponopono es una técnica hawaiana de limpieza del inconsciente. Te ayudará a sacar la basura mental sin tener que pasar por procesos de racionalización muchas veces muy lentos e incluso dolorosos. Con mis pacientes suelo ocupar esta técnica con frecuencia ya que en poco tiempo logramos resultados efectivos y de manera muy simple.

5. Medita: No es necesario ser un monje Zen para meditar, ni sentarte en posición de loto durante horas. Sabemos que las mamás tenemos poco tiempo… la casa, los hijos, el trabajo… la superwoman mode on 24/7. Pues tómate 1 canción solamente… 5 minutos de mantras y/o música amorosa para resetear la mente. Aquí te dejo mis favoritas:

 

6. Cuida el lenguaje: Aún cuando algo nos perturbe, digamoslo de tal forma que sea lo más realista posible sin caer en exageraciones. Evita el “siempre” y el “nunca”.  Recuerda que la mente siempre está escuchando. “¡Ay! Es muy difícil para mí. No puedo hacerlo.” Mejor sería expresarlo de otro modo, como “Hoy me está costando hacer lidiar con los berrinches de mi hijo, respiro hondo y tomo fuerza, yo sé que sé hacerlo!” Inmediatamente piensa alguna situación en la que te hayas enorgullecido de tí misma por cómo actuaste en ese minuto.

7. Piensa en porcentajes: Esto del “siempre” y el “nunca” es muuuuy frecuente, y lo utilizamos con mucha soltura en ocasiones de castigos personales: “Viste! si nunca te resulta! para que sigo intentando, no hay caso!” Resulta que con eso decretas, le afirmas a una parte de tí, que efectivamente no eres capaz y se refuerza ese pensamiento. Utiliza la regla de los porcentajes y cuestiona, pon en tela de juicio ese siempre o ese nunca. “A ver, realmente nunca me resulta? será que hoy estoy más cansada? porque recuerdo que el otro día si pude, me costó claro, pero pude… mmm cuanto porcentaje entonces será que no me resulta? 80%? Ok. no es el 100, entonces no es nunca. Ahora vamos por el 70%!” No temas en darte ánimos y parecer loca… la gran aliada para la felicidad en tu vida es “hacerte barra” a tí misma!

8. Trátate con amor: En ese preciso minuto en el que estás con pensamientos pertubadores, háblate con amor, di mentalmente lo mucho que te amas, date un abrazo, recuerda tus fortalezas, permítete no ser perfecta, permítete ser humana viviendo una tremenda experiencia enriquecedora como es el aprendizaje constante de tí misma, de la vida y sus caminos. Susúrrate palabras de paciencia y respeto hacia tí y tus procesos.

9. Actívate: Canta tu canción favorita (en ese mismo minuto prende la radio, desenpolva el vinilo, lo que sea, pero hazlo! no esperes, no te postergues!), baila algo que te guste… si estás con tus hijos invítalos a participar… si te pillas en el auto, entonces muévete al ritmo de la música… crea, inventa! Sal a trotar, pinta mandalas, teje mientras recitas Ho ‘Oponopono, etc.

10. Agradece: En ese mismo momento, comienza a enumerar las cosas por las cuales estás agradecida. Va saliendo solo, y luego comienza la magia, cuando te empiezas a dar cuenta de todas las cosas que no tenías consciente que eran tan maravillosas de tu vida.

Recuerda que éstas técnicas deben hacerse en el acto. No 10 minutos después, no días después. No te pospongas, cuida tu salud mental y emocional. Varias de ellas simplemente se recitan de manera mental por lo que no necesitas nada más que tener este artículo a mano para comenzar a practicarlas. Luego de que lleves un tiempo frecuentándolas, se volverán un hábito saludable que puede cambiar tu vida… Abrazos!!!

Acerca del autor

Mamá, Psicóloga Clínica - Psicoterapeuta. Terapeuta Floral Acreditada y terapeuta complementaria. Atención individual y parejas. Especialidad en Autoestima-autocuidado, duelo gestacional, maternidad, sueño infantil. Terapias, talleres y círculos de mujeres en Rancagua. www.psicologiayflores.cl

1 comentario

  1. Consejos sencillos y fáciles de aplicar… Que bien sería si cada uno de nosotr@s sacarse el NO de nuestro vocabulario.
    Enseñemos a Nuestros hij@s!

¿Qué opinas?