10 mitos sobre lactancia materna para primerizas

5

El mundo de la maternidad está lleno de mitos urbanos, de consejos de la abuelita, de prejuicios y gente que se dedica a la opinología intentando dar la receta secreta para criar a tu hijo, como si de cocina se tratara, como si existiera una fórmula única y perfecta. Dentro de estos, sin duda, uno de los aspectos más mitificados es el de la lactancia materna, desde el mismo momento del embarazo comienzan a bombardearnos, que prepara el pezón, no mejor cepillalo, échate aceite, toma mucha agua, no comas esto, come esto otro, legumbres no, cerveza sí, la avena, que de noche, que de día, y un largo etcétera que, si somos madres primerizas no hace más que abrumarnos y pensar que tenemos que hacer algo para tener suficiente leche y que no duela tanto.

 

Es por eso que en Mamadre hemos querido preparar a las madres primerizas contándole los principales mitos que rodearán su vida, y ayudándolas para que tengan una lactancia más tranquila, sin culpas ni críticas, para ello hemos tomado como base las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría en su APP especial para lactancia materna.

 

Mito 1: Tengo que preparar mis pezones en el embarazo sino el dolor será insoportable.

FALSO: los pezones NO necesitan ser preparados para amamantar, en general toda mujer al terminar su embarazo está en condiciones para que su bebé pueda alimentarse de su pezón, las únicas veces que debes preparar tu pezón es cuando este está invertido o es muy muy pequeño, si tienes dudas consulta a tu ginecólogo sobre si es o no normal tu pezón. Si deseas más información lee el siguiente artículo.

 

Mito 2: La lactancia Deforma los Pechos

FALSO: El principal cambio de los pechos se produce durante el embarazo, independiente si la madre amamanta o no.

En todas las mujeres los pechos se van desformando poco a poco, en función de la edad, factores genéticos, cantidad de grasa corporal.

 

Mito 3: Para tener mucha leche tienes que tomar mucha agua, comer más, tomar leche de vaca...

Falso: Ninguno de estos consejos asegura la producción de lactancia materna. sólo lo hace la succión del bebé. La madre debe seguir una dieta variada y balanceada, por encima de las 1800 calorías y beber el líquido que le apetezca según su sed.

La producción de leche NO mejora ni al beber más líquido, ni tomar leche de vaca ni tampoco al comer más.

 

Mito 4: No debes comer ciertos alimentos mientras amamantas.

FALSO: los cambios en el sabor de la leche según los alimentos ingeridos por la madre, favorecerá que el bebé acepte los nuevos sabores al iniciar la alimentación complementaria.

NINGÚN alimento consumido por la madre provoca gases en el bebé

 

Mito 5: Hay que organizar el horario de las tomas para que el bebé se organice.

FALSO: la lactancia debe ser a “libre demanda”, sin horario fijo, cada vez que el bebé lo requiera, aunque hayan pasado 5 minutos desde la última toma. Es el bebé quien decide cuanto comer y que tan seguido lo hace, ya que la succión frecuente y el vaciado de la mama son los principales factores que aseguran una producción de leche materna abundante.

Mito 6: Si le das pecho cada vez que lo pide, lo vas a malcriar.

FALSO: no hay razón para que la lactancia “malcríe” a un niño. Recordar que los bebés no sólo necesitan la leche que los alimenta, sino también contacto físico y cariño, fundamentales para crear un lazo e apego seguro, lo que es fundamental para su confianza y autoestima futura.

Mito 7: Se deben dar siempre 10 minutos por pecho y siempre debe tomar de ambos.

FALSO, se recomienda los 10 minutos por pecho porque en teoría con este tiempo se logra que el bebé tome la leche que sale al final que es más rica en grasas que la del comienzo, sin embargo, es el bebé quien decide si toma más o menos tiempo, dependiendo si tiene sed o hambre.

 

Mito 8: Si tienes pechos pequeños tendrás poca leche.

FALSO: el tamaño de una mama no influye en la capacidad que esta tenga para producir leche, ya que el tamaño se debe más a la cantidad de grasa que al tejido glandular, siendo este último el encargado de la producción de leche materna.

 

Mito 9: Mi leche no alimenta, es pura agua, mi bebé llora porque queda con hambre.

FALSO: Todas las mujeres al ser madres son capaces de producir la suficiente cantidad de leche para alimentar a sus hijos, si ves que tu leche es muy aguada esto se debe a que al comienzo de la toma, la primera leche que sale del pecho contiene más lactosa y su aspecto es más acuoso. Al finalizar la toma,la última leche es más alta en grasas y por lo tanto más densa.

Si tu bebé llora es porque quizás necesita estar más pegado a ti, tenerte cerca, pero no porque tu leche no alimente, sino porque es parte del proceso de los bebés humanos necesitar estar en contacto permanente con la madre. Si pide el pecho seguido es porque sus estómagos son pequeños y la leche materna es de fácil digestión por lo tanto les da hambre antes, y finalmente si tu bebé llora permanentemente por más de 30 minutos sin ningún consuelo, evalúa la posibilidad que sean cólicos infantiles.

 

10: Tengo poca leche porque con el sacaleches (extractor) me saco muy poca.

FALSO: por regla general la cantidad de leche que se saca con un extractor suele ser mucho menor que la cantidad real disponible para el bebé y que él SÍ puede sacar mediante la succión a demanda.

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

5 comentarios

  1. Quedé con una duda sobre el mito número 4 y los alimentos. Yo estoy pronta a ser mamá y tengo muchas dudas con eso, sobre todo porque me gustan mucho las comidas picantes, el ají en todas sus formas. Y todo el mundo me ha dicho que debo dejarlo. Tienen alguna fuente de información que pueda consultar?
    Gracias

  2. Daniela Castillo el

    Con respecto al Mito 5 ‘Hay que organizar el horario de las tomas para que el bebé se organice.’ Más que ser un mito, yo lo tomaría como una sugerencia, ya que si se establecen horarios de alimentación y sueño, se les facilitará a los padres llevar un diario vivir menos agotador y con ello, se tendrá un buen rendimiento físico y mental a la hora de criar a nuestr@ hij@. En base a la experiencia de mis padres tras criar a 5 hijas, con la primera establecieron horarios y no tuvieron ningún problema pero con la segunda, lo hicieron en bajo libre demanda del bebé y fue extremadamente agotador, por lo que optaron seguir con el sistema de horarios con las tres últimas, lo que resultó beneficioso tanto para ellos como padres como para nosotras sin tener problemas de apego y falta de producción de leche.

  3. Soy mamá primeriza y llevo 5 meses amamantando a mi bebé y sin ningún problema. He comido todo lo que me gusta incluso lo picante y ella ha aceptado siempre su leche. Los mitos son eso… solo mitos, hay que hacer lo que el instinto materno indique. Y a pesar de que nunca he tomado leche de vaca ni cerveza jajaja mi hija a subido muy bien de peso! Cariños

¿Qué opinas?