10 consejos para vivir una navidad diferente

0

Se acerca la Navidad y resulta casi imposible evadirse de la vorágine del mercado, cientos de juguetes adornan las vitrinas y nos invitan a comprar todo tipo de regalos, lo que antes fuera una fiesta familiar se vuelve cada vez más en una fiebre del consumo. Según cifras del 2012 durante estas fiestas los chilenos se endeudan en promedio nueve veces su sueldo, arrastrando muchas veces la deuda hasta la navidad siguiente ¿vale la pena hacerlo, es realmente necesario hacer tantos regalos?

Hacer un presente a quienes quieres es siempre lindo, alimentar la magia del viejito pascuero en los niños y niñas es, sin duda, una bella tradición, pero ¿qué le estamos inculcando con el ejemplo a nuestros hijos? Ver a un niño de dos, tres, cuatro años lleno de regalos para él, todos muy caros o de última moda, cosas que de seguro le gustan, pero desde luego no las necesita, o al menos no todas, le crean en su mente la idea que tener mucho o lo más moderno es símbolo de felicidad, despertando así un espíritu consumista que poco tiene que ver con la navidad, y que de seguro, si lo piensan detenidamente, ningún padre ni madre querría enseñar a sus hijos/as como un valor a imitar.

Criar es algo que se hace día a día, en cada acto, en lo que hacemos, decimos y pensamos, enseñar a nuestros hijos e hijas que lo importante es lo que llevamos dentro de nosotros mismos, ayudarlos a tener una autoestima que les permita sortear las mareas de la vida es algo que sólo podremos lograr si les enseñamos a valorar lo verdaderamente relevante. No hay nada de malo en los regalos materiales pero quizás podamos crear un mundo más consciente si el momento culmine de la celebración está rodeado de palabras de afecto, cariño, o de algún rito simbólico y no solamente en abrir regalos, el equilibrio es la clave en todo, te dejamos algunas ideas que pueden ayudar a que tengas una navidad diferente.

 

1- Amigo secreto: una excelente idea que permite  hacer regalos a quienes quieres sin caer en excesos es practicar con los tuyos al amigo secreto, ya sea con los papelitos antiguos o por los métodos de internet que te permiten realizar sorteos aleatorios, de esta forma tendrás que darte el tiempo de buscar algo especial para una persona, concentrarte en sus gustos y necesidades, y el dí de la noche buena estará llena de misterio para toda la familia al tener que adivinar quien es el amigo secreto dando descripciones generales sobre su forma de ser. Si lo desean pueden poner un topo de dinero máximo a gastar para que de esta forma los regalos sean todos equilibrados.

2- Limita los regalos del viejito pascuero (Papa Noel): quizás les pueda parecer exagerado, pero poner un alto a la cantidad de regalos que reciban de este personaje de ensueño también les ayuda a valorar más las cosas, puedes elegir un regalo muy especial, la bicicleta, los patines, el auto eléctrico, o seleccionar tres regalos y nada más.

3- Entregar los regalos de familiares de manera parcelada: abuelas, tías, tíos y amigos se esmeran en hacer hermosos regalos a los más pequeños del hogar. Puedes hablar con tus familiares y explicarles que sólo le entregaran 3 regalos al niño la misma navidad y que los otros se los irán entregando durante la semana , o el mes siguiente, puedes aplicar tu imaginación en invitarlos a generar otra instancia mágica para la entrega de estos regalos.

4- Yo valoro en ti: este es un juego que se usa en dinámicas para ayudar a las personas a ver lo bueno de si mismas, centrarse en lo bueno de cada uno es lo mejor que podemos regalar. El juego es muy sencillo, se trata de decir 3 cosas positivas que valoras de la otra persona, cada miembro de la familia lo dice y la persona no puede argumentar mientras dicen sus virtudes, por ejemplo “yo valoro en Paola que es una mujer dedicada, inteligente y sensible”, y así con cada miembro de la familia, pueden hacerlo incluso junto a la entrega de regalos, pruébalo y verás que es una hermosa forma de decirle a quienes amamos todo lo que nos importan, de seguro te sorprenderás.

5- El árbol de los deseos: pueden hacerlo en el mismo árbol de navidad, ya sea para noche buena o año nuevo, pedir a cada miembro de la familia que en una manzanita de papel vinil escriba un deseo para la familia, o para alguna persona en particular, amarra una cinta a la manzanita y la cuelgas al árbol y la noche de navidad las van leyendo. Guardar estos deseos para el año siguiente y podrás ver si se cumplieron o no.

6- Prepara una obra para todos: los niños suelen ser actores pasivos de la navidad, reciben los regalos y sus ojitos brillan, pero qué pasaría si los invitamos a preparar un regalo para toda la familia, armar una obra de teatro, títeres, crear un pequeño cuento, un baile, y si son más pequeños que con ayuda de mamá y papá armar un lindo dibujo o pintura que regalen al resto de la familia, con este simple hecho les enseñarás con el ejemplo la importancia de dar y recibir,

 

7- Ayudar a quienes lo necesitan: no todos los niños son felices en navidad, enseñar a nuestros hijos e hijas a ser solidario es de vital importancia, puedes pedirles a los mayores que elijan los juguetes que ya no usen y los regalen a algún hogar de niños o a algún niño necesitado que conozcan, también pueden participar en la fiesta de navidad de alguno de estos centros, si son muy pequeños puedes comprar algún juguete e ir con él a entregarlo, quizás pensarás que no lo comprenda, pero será algo que su mente internalizará y se le hará parte de su vida de adulto.

8- Regala tu tiempo: que el 24 y el 25 de diciembre sean un día sin pantallas, sin celulares, sin computadores es de seguro uno de los mejores regalos que pueden recibir tus hijos y toda tu familia, no tomes el celular en la mesa mientras cenas, ni cuando abran los regalos, resiste los deseos de subir inmediatamente las fotos a las redes sociales y comparte un tiempo presente con los tuyos.

0- Juega con ellos: recuerda tu infancia y deja salir al niño y niña que llevas dentro, juega con sus juguetes, armen historias, juntos, enséñale a andar en bicicleta, a tomar té junto a sus muñecas, o lo que sea que quieran hacer, los momentos vividos junto a ti serán los que permanecerán toda la vida, los juguetes no.

10- No hagas regalos: sí también es una opción, si lo deseas pueden decidir como familia no hacer regalos materiales, y reemplazarlos por algún paseo o momentos divertidos en familia, ir al parque, al zoológico, cocinar juntos, ir a la playa, llevar juegos infantiles a la casa para todoa la familia y los amigos, jugar a la sillita musical, fútbol, andar en bicileta,o permitir que tus hijos decidan lo que quieren hacer ese día, de ti depende qué tipo de navidad recordarán tus hijos e hijas, atreverse a hacerlo puede resultar difícil pero de seguro te sorprenderás de los resultados

Acerca del autor

Mujer, madre, escritora y periodista. Enamorada de la vida y de un principito de rizos dorados. Amante de los libros, Valparaíso y el buen vino. Activista eterna por los derechos de las mujeres y los niños. No me gustan los extremismos, aceptar al otro como legítimo otro es mi lema de vida, ayudarnos a ser conscientes y relacionarnos con amor es mi misión. Autora del libro ¿Cómo construimos lo que somos? Memorias y olvidos de los italianos en Valparaíso. Expositora en Congresos y simposios sobre migraciones y reconstrucción de historias de vida/biografías. @jbruna jenny@mamadre.cl

¿Qué opinas?